Re-descubriendo La Historia:

El Lago de Guanoco, La Ciudad Petrolera Perdida

Mercedes Smith era una hermosa joven caraqueña, nacida dentro de una familia acomodada de ascendencia británica, pertenecientes a la alta sociedad de la Caracas del siglo XIX. Su circulo de amistades incluía a personas cercanas al gobierno, militares y comerciantes que hacían vida en la ciudad. Fue en una reunión de sociedad donde conoció Horacio Hamilton, un hombre al cual describían como pequeño, irlandés, de nariz grande e inmensa barba, de poca educación, pero gran comerciante (referencia).

Hamilton al conocer a la joven, quedo inmediatamente prendado de su hermosura, dando inicio a meses de galanteo, y apoyado por la mejor amiga de Mercedes, Ana Teresa (La Alcahueta), logro que se formalizara el matrimonio con la señorita el 12 de octubre de 1.883. Entre los muchos regalos de boda recibidos y como dote al esposo, resaltaba una concesión para la explotación de un lago de brea ubicado en aquel entonces Estado Soberano de Cumaná (concesión que compartiría con Jorge A. Phillips su compañero de andanzas), emitida por la mismísima presidencia de los Estados Unidos de Venezuela.

Resulta entonces que la Familia Smith eran parientes cercano del presidente de momento Guzmán Blanco (El Ilustre Americano), y Ana Teresa era su hija, quien convenció a su padre de realizar el digno presente.

La familia Smith y el presidente Guzmán Blanco eran parientes cercano.

Por su parte Hamilton, y luego de una rápida luna de miel, viajo a Estados Unidos, donde logro cerrar un trato con la New York & Bermúdez Company el 24 de octubre de 1.885, allí se transferían totalmente los derechos de concesión a la empresa. Así comienza la historia de la transnacionales petroleras en Venezuela, y el inicio de una era de explotación de crudo que aun continua. Al final como si de una novela trágica se tratara, Hamilton termino sus días arruinado y divorciado.

Sobre aquel lugar, que fue la gloria y ruina de Hamilton, y que se encuentra en lo profundo del actual estado Sucre, solo queda un espacio lleno de recuerdos y nostalgias. Ubicado a unos 80 km del Pilar, representa uno de los territorios más exótico de la zona de Oriente, llamado por algunos Lago Bermúdez, pero mejor conocido como el Lago de Guanoco. Este último nombre, según cuenta la historia, se lo debemos a un indígena Warao que exploro la región, y que al regresar trajo consigo evidencias de haber caminado sobre una superficie negra y pegajosa, que posteriormente fue usada por los lugareños para calafatear canoas.

Vista satelital-mapa a una misma escala, donde se puede comparar la relación de tamaño de 4 de los lagos de asfalto mas grandes del mundo

Luego se descubrió que esa sustancia negra viscosa era brea, y que el lago de Guanoco era en realidad un lago de asfalto, y de los mas grandes del mundo. Si bien se tiene poca información sobre su etapa pre-colonial, ya en 1.799 Alejandro Humboldt hizo referencia a este lugar, al cual llamó “El Manantial del Buen Pastor”


Fragmento del Libro: Viage (si, con g, así lo escribió Humboldt) a las regiones equinocciales del Nuevo Continente, escrito por Alejandro Humboldt
Tomado de: Books Google

   Sin embargo, fue Miguel Tejera en su libro “Venezuela Pintoresca”, presentado en París en 1.875, que empezó a describirla como un depósito de abundante asfalto (cabe recordar que en 1.878 inicia sus operaciones en Venezuela la compañía minera Petrolia del Táchira). Como se menciono anteriormente, el 7 de mayo de 1.883, bajo la Presidencia de Antonio Guzmán Blanco se le otorga la concesión de la explotación del lago de Guanoco a los ciudadanos Horacio Hamilton y Jorge A. Phillips, quienes dos años después la traspasan a la New York & Bermúdez Company una subsidiaria de la General Asphalt de Filadelfia, convirtiéndose en la primera empresa extranjera con concesión oficial que explotaba el petróleo en Venezuela.

Trabajadores extrayendo asfalto del lago de Guanoco en 1.904
Tomado de: http://i200.cnh.gob.ve/pdfs/1904.pdf
Explotación del Lago de Asfalto de Guanoco, estado Sucre, por parte de la compañía New York & Bermúdez Company en 1.897.
Tomado de: Blogspot

     Los derechos de explotación de la zona también se convirtieron en el centro de un conflicto entre caudillos, específicamente entre Cipriano Castro y el banquero Manuel Antonio Matos (Su hijo quien llevaba su mismo nombre, Manuel Antonio Matos Ibarra, estaba casado con la hija Guzmán Blanco, Ana Teresa, quien ayudo en el matrimonio de Hamilton y Mercedes), con la victoria del primero, en el año 1.901, en lo que se conoció como la “Revolución Libertadora” y la guerra conocida como “La Guerra del Asfalto“. Luego, en años posteriores, y bajo la presión de países extranjeros, Juan Vicente Gómez accedió a que la New York & Bermúdez Company continuará la explotación del lago.

El Banquero Manuel Antonio Matos junto a otros caudillos de la época. Este personaje siempre estuvo de acuerdo con la explotación del lago de Guanoco por parte de New York & Bermúdez Company
Tomado de: Caudillos de Venezuela

     El 15 de agosto de 1.913 ocurre otro hito importante, la perforación del pozo Baradui 1, que duro 1 año y tres días en construirse, con una profundidad final de 615.5 pies (188 m), convirtiéndose en el primer pozo petrolero profundo de Venezuela y Guanoco en el primer campo de crudo del país. Aunque no existen muchos datos sobre las características del líquido producido, solo que era muy viscoso y difícil de transportar, se volvió inviable económicamente su explotación luego de más de 30 intentos de la empresa por conseguir un producto con mejor calidad.

Foto del Lago de Guanoco a principio del siglo XX
Tomado de: Wikisource

     En 1.934 cesa las operaciones la New York & Bermúdez Company, luego de 49 años de extracción de asfalto y crudo.  En 1.952 la Creole realiza otro intento de conseguir crudo de mejor calidad, con la construcción del pozo Guanoco 2, obteniendo resultados muy similares a su predecesora, terminando allí su interés en el campo, y por consiguiente el fin de la historia de producción del Lago de brea más grande del mundo.  

En 1.952 la Creole intenta mantener activo el campo Guanoco, con la perforación del pozo Guanoco-2

Actualmente el acceso al lugar es complicado debido a la falta de vías de comunicación, pero eso no ha impedido que se convierta en un lugar turístico, atractivo para aventureros que quieran conocer un sitio distinto de Oriente, lleno de historias de amor y guerra, donde verdaderamente la era petrolera de Venezuela nació.

Foto tomada por turistas al Lago de Guanoco.
Tomada de: www.escaners.info/Guano

     Guanoco ocupa un lugar importante en la historia de Venezuela, por lo tanto es justo y necesario que se preserve de alguna manera su legado, para que las generaciones futuras puedan entender como la industria petrolera modifico nuestra cultura y nuestro modelo económico en los últimos 100 años. Actualmente un grupo de profesionales, interesados en redescubrir la historia tienen en marcha el proyecto: El Lago de Guanoco, La Ciudad Petrolera Perdida, que busca crear un documental técnico, que nos permita entender cómo fue posible la explotación de la región con el uso de la tecnología de principios de siglo XX, recopilar datos sobre equipos e infraestructuras aun existentes y obtener relatos de los descendientes de los primeros pobladores de la zona.